domingo, 7 de junio de 2009

Vértigo, tratamiento.

En cuanto al tratamiento del vértigo, como siempre en medicina, lo que hay que tratar es la causa, que es lo primero que hay que buscar, y es lo que comenté en el artículo anterior que nos da mucha pereza a los otorrinos, ya que además la mayoría de estos pacientes suelen ser personas mayores (aunque cada vez es más frecuente ver en la consulta a pacientes jóvenes con este problema). Hay que preguntar de todo al paciente acerca de su vida personal, laboral…buscando desencadenantes de sus episodios de vértigo, así como todo tipo de síntomas, por intrascendentes que nos parezcan, para sospechar la causa de dichos mareos. Por supuesto,después de este “interrogatorio” hay que hacer una exploración completa,tanto desde el punto de vista otorrinolaringológico como neurológico, principalmente para descartar síntomas o signos que puedan sugerir alguna patología grave (para ello se recurre en la mayoría de las ocasiones a realizar pruebas de imagen,como TAC o Resonancia Magnética Nuclear). Además,siempre se debe remitir al paciente al traumatólogo, rehabilitador…para descartar posibles patologías a nivel de la columna vertebral,sobre todo a nivel cervical (“vaya a que le miren las cervicales”).
Por supuesto, si se descubre la causa del vértigo, es obvio que lo primero que hay que hacer es tratarla (hipertensión arterial, arteriosclerosis, diabetes, tumores, enfermedades vasculares, artrosis cervical, contracturas…). Lo lógico será pensar que,una vez resuelta dicha causa el vértigo remitirá, pero desgraciadamente la medicina no es una ciencia exacta y precisamente en el tema que ahora nos ocupa (vértigos) es donde con mayor frecuencia esto se pone de manifiesto. Podemos curar al paciente de todos sus males y, sin embargo, en un número considerable de pacientes el vértigo no solamente no remite sino que además progresa y empeora. Es entonces en este momento cuando debemos abordar el tratamiento del vértigo en sí mismo, es decir, independientemente de otros factores causales en teoría resueltos (esto también es aplicable para cuando no se pueden solucionar esas otras causas). Para ello,es fundamental tener bien claro el concepto (aprovecho aquí para saludar a los otorrinos que-nos consta- nos leen) de que el tratamiento del vértigo no es correcto realizarlo con fármacos de gran potencia, sino con medicamentos de muy baja “potencia” y durante periodos de tiempo prolongados. No se trata (y éste es el concepto que hay que tener muy claro) de curar el vértigo, pues éste se debe a un proceso degenerativo del oído interno para el que por desgracia aún no tenemos tratamiento curativo, sino de esperar a que el cerebro del paciente se acostumbre a “funcionar” en esa nueva situación, con uno o los dos oídos dañados desde el punto de vista del equilibrio. Para ello lo correcto es, como ya he dicho, usar fármacos de muy baja potencia pero durante periodos de tiempo prolongados (habitualmente suele ser suficiente 6-8 meses), a la menor dosis posible que controle los síntomas “incómodos” para el paciente. Los medicamentos “potentes” los usaremos única y exclusivamente durante los episodios de vértigo intensos, y siempre durante el menor período de tiempo posible, pues si se abusa de ellos lo que haremos es retrasar la adaptación cerebral a esa nueva situación, además de provocar los efectos secundarios propios de esa medicación.
Hay una excepción a lo comentado en el párrafo anterior, y es un tipo de vértigo que tiene un nombre largo y “raro” pero, sin embargo, se trata de una patología relativamente simple y sencilla de solucionar. Se trata del llamado Vértigo Posicional Paroxístico Benigno. Es debido a que se producen unos depósitos de sales en unos canales diminutos del oído interno, que contienen unos líquidos. Estas “piedritas” se desplazan dentro de ese líquido cuando el paciente se mueve ( sobre todo en los movimientos de rotación) y desencadenan un vértigo muy característico, que dura muy poco tiempo (segundos) y la situación más habitual es al rotar el paciente sobre sí mismo, de lado, en la cama, para cambiar de posición y mirar hacia el lado opuesto. Su tratamiento es también muy sencillo y consiste en colocar al paciente en una camilla y realizar una serie de cambios posturales con el fin de desplazar esas “piedritas” hacia una zona de confluencia de los canales en la que, debido a su disposición, no se desplazarán con los movimientos habituales del paciente. A pesar de que este tipo de vértigo constituye entre el 20 y el 40 por ciento de los pacientes con problemas de equilibrio que vemos los otorrinos en nuestras consultas, su incidencia en la población general que acude por “mareos” es relativamente baja, por lo que en proporción son pocos los pacientes que se ven beneficiados por este tratamiento tan efectivo como sencillo.
Para terminar, deseo hacer hincapié en la importancia que tiene, en todos los pacientes con vértigo, hacer al menos una “serie” de masajes, ejercicios… a nivel de la columna cervical (siempre en manos de profesionales y cuando no haya otras patologías que lo contraindiquen) pues, aunque aparentemente no haya patología a ese nivel (descartada por el traumatólgo), sin embargo muchos de estos pacientes experimentan un gran alivio de sus síntomas de vértigo tras realizar este tipo de tratamientos.
Se podría escribir mucho más acerca del vértigo, pero ello excede el objetivo de este blog, que es acercar la otorrinolaringología básica a la población general de forma sencilla y amena.

2 comentarios:

  1. muchisimas gracias por su sencilla pero clarisima explicacion, acabo de consultar con un medico clinico por los mismos sintomas y me derivo a un otorrino para que me haga los estudios en cuestion, porque segun su evaluacion es vertigo. su pagina web me deja mucho mas tranquila porque por lo menos ya conozco mas del tema y veo que es bastante "solucionable" con la medicacion o la terapia adecuada. mil gracias por alcanzar la medicina al vocabulario comun que manejamos quienes no pertenecemos a la rama de la medicina. un abrazo desde buenos aires, D.

    ResponderEliminar
  2. muchisimas gracias por su sencilla pero clarisima explicacion, acabo de consultar con un medico clinico por los mismos sintomas y me derivo a un otorrino para que me haga los estudios en cuestion, porque segun su evaluacion es vertigo. su pagina web me deja mucho mas tranquila porque por lo menos ya conozco mas del tema y veo que es bastante "solucionable" con la medicacion o la terapia adecuada. mil gracias por alcanzar la medicina al vocabulario comun que manejamos quienes no pertenecemos a la rama de la medicina. un abrazo desde buenos aires, De Emme.

    ResponderEliminar